Tag Archives forcrianza con apego

¿Te unes a nuestra red?

¡Muy buenas!

¿Qué tal lleváis noviembre? Por aquí fenomenal aunque no os voy a engañar, con ganas de que lleguen las fiestas navideñas.

Como os comentaba en otro post, las plazas hasta febrero están completas. Pero ahora ya están completas…¡hasta septiembre!

En febrero recibiremos a un nuevo miembro del nido con el que compartir juegos, risas y cariño.

En unas semanas hará un año que entró en el nido el primer peque, un año trabajando en mi propio proyecto, disfrutándolo, emocionándome con cada nuevo mensaje de gente interesada en él, aprendiendo y tratando de mejorar.

Un año en el que he recibido a cuatro maravillosas familias que ahora también forman parte del nido. No pensé que en tan solo un año iba a tener mi proyecto a pleno rendimiento pero esto solo quiere decir dos cosas:

  1. Esforzarse y hacer las cosas con todo tu cariño tiene su recompensa
  2. Cada vez hay más familias interesadas en este tipo de iniciativas que buscan un lugar respetuoso para sus peques

Y por este segundo motivo el post de hoy va para ti, que te encantan los peques, que has estudiado o estás estudiando sobre el mundo infantil porque te apasiona, para ti que sientes que la escuela tradicional no es tu sitio, que los niños merecen más respeto, más presencia y más amor.

Necesitamos más profesionales en Asturias, más madres de día con las que hacer equipo y seguir creciendo.

Si tienes dudas pídenos información en «Los Ñeros Red Asturiana de Madres de Día», estaremos encantadas de ayudarte en todo lo que podamos.

Instagram

 

Cuando yo comencé a planteármelo me ayudó muchísimo reunirme con personas que ya tenían en marcha sus proyectos, que me contasen sus experiencias y preguntarles todas mis dudas.

Además el fin de semana estaremos en Gijón en el II Congreso Criar, Cuidar y Educar, en el Centro Municipal Integrado del Llano.

Es este sábado 24 de Noviembre y os lo recomiendo totalmente, yo he ido el año pasado y ha sido uno de los congresos más interesantes a los que he asistido.

El formato en el que está organizado lo hace muy ameno, ya que durante todo el sábado están repartidas ponencias, experiencias y asociacionismo de forma que no se hace para nada pesado.

¡Si vais no olvidéis pasar por el stand de la asociación!

Y si no puedes ir pero estás pensando en montar tu propio proyecto no dudes en escribirnos.

¡Nos vemos la próxima semana con un post muy navideño!

Instagram

¿Qué tal ha ido la adaptación?

¡Muy buenas!

Hoy vengo a contaros qué tal ha ido la adaptación.

Han pasado dos meses desde el post en el que os contaba cómo íbamos a llevarla a cabo, así que me ha parecido buena idea contaros cómo nos ha ido.

Para quien se haya perdido ese primer post podéis verlo aquí.

Voy a intentar no repetirme, el proceso fue más o menos como os había explicado que sería. Digo más o menos porque las cosas surgieron de manera tan natural que, por ejemplo, el momento de la siesta (que era el que más temíamos) sucedió sin ningún problema en una de las salidas de la madre.

Os lo cuento con calma:

En este caso la adaptación la realizó con su madre, aunque otros familiares cercanos que en ocasiones vendrán a recogerlo también estuvieron presentes alguno de los días.

Los primeros días con un par de horas era suficiente, y rápidamente se adaptó tanto al espacio como a mi presencia.

Es un niño muy autónomo e independiente con lo que fue descubriendo cada rincón de la casa sin mirar atrás.

Unos días después probamos a que su madre bajase un momento al coche y se quedase conmigo a solas, fueron tan solo unos minutos pero reaccionó genial.

A partir de ahí fuimos aumentando el tiempo que se quedaba conmigo, hasta que un día de la manera más natural del mundo se quedó dormido.

Era la primera vez que hacía la siesta aquí y no teníamos pensado hacerlo de esta manera, pero fue como surgió y a partir de ese día se duerme conmigo sin ningún problema.

El tema de las comidas también fue parecido, quizá el que más nos costó fue el biberón de por la mañana, pero nada que no superásemos buscando un lugar tranquilo para ofrecérselo.

Al tener tiempo suficiente, aunque se quedase sin problemas conmigo, fuimos disminuyendo muy poco a poco el tiempo que su madre pasaba en el nido.

Ahora está totalmente adaptado, nada más llegar me pide a mi que le lleve a la sala de juegos y se despide de su madre diciéndole adiós con la mano. Es consciente de que se va y se despide de ella cada día.

Durante las horas que pasa en el nido disfruta y se relaciona conmigo de manera natural gracias a la relación de apego que hemos construido. Tiene confianza y sabe que sus necesidades serán cubiertas aunque sus padres no estén aquí, tanto las necesidades físicas como las afectivas.

Este es el aspecto más importante, ya que si conseguimos tener con los peques una relación de apego seguro se sentirán confiados y podrán centrarse en disfrutar, aprender y desarrollar todas sus capacidades.

Por tanto considero que el periodo de adaptación ha sido un éxito y ha sido en gran parte gracias al trabajo de la familia y al vínculo de apego que tenían con su peque.

Contrariamente a lo que suele pensarse, cuanto más cariño les damos a los peques y más seguros les hacemos sentir con nuestra presencia más autónomos e independientes lograrán ser, esto es así porque tendrán la seguridad de que si pasa algo estaremos ahí para ayudar, apoyar y ofrecerles todo nuestro amor.

Hay otras dos cosas que creo que fueron importantes a la hora de lograr ese vínculo:

Por un lado la buena relación con la familia, tener una relación directa, fluida y basada en la confianza, en la que ninguna de las partes actúe como autoridad. Los niños perciben si hay una buena relación y les transmite confianza no solo ver a su referente en el nido, sino también ver que existe una buena relación entre su familia y la persona que lo acompañará.

Y en segundo lugar no forzar nunca al peque, ni forzar la relación y dejar que las cosas fluyan. Basta con estar presente, cuando él se sienta cómodo empezará a interactuar de manera natural y poco a poco se irá forjando una relación de confianza y afecto entre los dos.

Por último recalcar que cada niño es diferente y, por tanto, cada adaptación también debe serlo. Por lo que el próximo peque que venga al nido tendrá una adaptación acorde a sus necesidades y las de su familia.

¿Ya habéis vivido el periodo de adaptación con vuestros peques? ¿Ha sido parecido al nuestro?

Te espero en los comentarios y en las redes sociales. ¡Si no quieres perderte nada vete corriendo a Instagram!

Instagram