Ropa impermeable para el parque

¡Muy buenas!

Días de frío y lluvia, apetece acurrucarse a leer cuentos y jugar tranquilos pero llega un momento en el que el caos se apodera de la casa. ¿Os suena?

Aunque afuera haga frío y esté mojado los peques siguen teniendo una necesidad brutal de movimiento y de contacto con la naturaleza. Los primeros días de lluvia pueden ser más amenos, después de todo un verano sin pisar prácticamente la casa todos los juguetes llaman la atención y leemos cuentos una y otra vez.

Pero cuando van pasando los días el ambiente se va notando más tenso, más cargado ya no saben dónde subirse a trepar,  parece que nada les entretiene…

¿Y ahora qué?

Vivimos en el norte y eso significa que la hierba y el parque estarán mojados durante los próximos meses. ¿Todo el otoño, invierno y parte de la primavera sin poder apenas salir? No puede ser.

En el nido los días de mucha lluvia y frío nos quedamos en casa pero en cuanto el tiempo da una mínima tregua: ¡allá vamos, el parque nos espera!

El problema es que si no vamos con la indumentaria adecuada el rato de estar al aire libre y disfrutar se convertirá en un continuo: “No te metas en la hierba que te mojas”, “por el tobogán no, que aún no se ha secado”, “¡cuidado con el charco!”, con lo que volveremos a casa más agobiados de lo que hemos salido, tanto adultos como niños.

Y os preguntaréis ¿y entonces qué?

Pues yo os recomiendo haceros con un traje de agua y unas botas, de esta manera no tendremos que estar con el NO en la boca todo el rato y los peques jugarán libres.

Están genial a partir del momento en el que empiezan a gatear, antes con una manta de suelo de las de Decathlon es suficiente ya que aunque se den la vuelta o repten un poco no se salen de ella. Cuando empiezan a llegar a los límites de la manta y les gusta explorar nuevas superficies: es el momento.

Hay muchos tipos, para los más peques lo más cómodo son los petos o monos y para los más mayores vale con un pantalón impermeable y un chubasquero. Ambas opciones se ponen encima de la ropa normal, así nos aseguramos de que vayan bien calentitos y también nos sirven para días de verano con lluvia.

Para los pies unas botas de agua flexibles y cómodas, en el caso de bebés que aún no caminan los patucos impermeables pueden ser una buena opción.

Las fotos que veis en el post son de hoy mismo, hemos aprovechado un rato en el que casi no llovía y nos lo hemos pasado genial. El próximo día me llevo mis botas de agua, mi pantalón impermeable y ¡a disfrutar juntos!

Como os digo, hay muchos tipos y marcas de ropa de agua, busca la que mejor se adapte a tu peque y no lo dudes: salid a explorar la naturaleza sin miedo.

Y tú, ¿te animas a salir con los peques aunque esté todo mojado?

Instagram

Click Here to Leave a Comment Below

Leave a Reply: