¿Qué tal ha ido la adaptación?

¡Muy buenas!

Hoy vengo a contaros qué tal ha ido la adaptación.

Han pasado dos meses desde el post en el que os contaba cómo íbamos a llevarla a cabo, así que me ha parecido buena idea contaros cómo nos ha ido.

Para quien se haya perdido ese primer post podéis verlo aquí.

Voy a intentar no repetirme, el proceso fue más o menos como os había explicado que sería. Digo más o menos porque las cosas surgieron de manera tan natural que, por ejemplo, el momento de la siesta (que era el que más temíamos) sucedió sin ningún problema en una de las salidas de la madre.

Os lo cuento con calma:

En este caso la adaptación la realizó con su madre, aunque otros familiares cercanos que en ocasiones vendrán a recogerlo también estuvieron presentes alguno de los días.

Los primeros días con un par de horas era suficiente, y rápidamente se adaptó tanto al espacio como a mi presencia.

Es un niño muy autónomo e independiente con lo que fue descubriendo cada rincón de la casa sin mirar atrás.

Unos días después probamos a que su madre bajase un momento al coche y se quedase conmigo a solas, fueron tan solo unos minutos pero reaccionó genial.

A partir de ahí fuimos aumentando el tiempo que se quedaba conmigo, hasta que un día de la manera más natural del mundo se quedó dormido.

Era la primera vez que hacía la siesta aquí y no teníamos pensado hacerlo de esta manera, pero fue como surgió y a partir de ese día se duerme conmigo sin ningún problema.

El tema de las comidas también fue parecido, quizá el que más nos costó fue el biberón de por la mañana, pero nada que no superásemos buscando un lugar tranquilo para ofrecérselo.

Al tener tiempo suficiente, aunque se quedase sin problemas conmigo, fuimos disminuyendo muy poco a poco el tiempo que su madre pasaba en el nido.

Ahora está totalmente adaptado, nada más llegar me pide a mi que le lleve a la sala de juegos y se despide de su madre diciéndole adiós con la mano. Es consciente de que se va y se despide de ella cada día.

Durante las horas que pasa en el nido disfruta y se relaciona conmigo de manera natural gracias a la relación de apego que hemos construido. Tiene confianza y sabe que sus necesidades serán cubiertas aunque sus padres no estén aquí, tanto las necesidades físicas como las afectivas.

Este es el aspecto más importante, ya que si conseguimos tener con los peques una relación de apego seguro se sentirán confiados y podrán centrarse en disfrutar, aprender y desarrollar todas sus capacidades.

Por tanto considero que el periodo de adaptación ha sido un éxito y ha sido en gran parte gracias al trabajo de la familia y al vínculo de apego que tenían con su peque.

Contrariamente a lo que suele pensarse, cuanto más cariño les damos a los peques y más seguros les hacemos sentir con nuestra presencia más autónomos e independientes lograrán ser, esto es así porque tendrán la seguridad de que si pasa algo estaremos ahí para ayudar, apoyar y ofrecerles todo nuestro amor.

Hay otras dos cosas que creo que fueron importantes a la hora de lograr ese vínculo:

Por un lado la buena relación con la familia, tener una relación directa, fluida y basada en la confianza, en la que ninguna de las partes actúe como autoridad. Los niños perciben si hay una buena relación y les transmite confianza no solo ver a su referente en el nido, sino también ver que existe una buena relación entre su familia y la persona que lo acompañará.

Y en segundo lugar no forzar nunca al peque, ni forzar la relación y dejar que las cosas fluyan. Basta con estar presente, cuando él se sienta cómodo empezará a interactuar de manera natural y poco a poco se irá forjando una relación de confianza y afecto entre los dos.

Por último recalcar que cada niño es diferente y, por tanto, cada adaptación también debe serlo. Por lo que el próximo peque que venga al nido tendrá una adaptación acorde a sus necesidades y las de su familia.

¿Ya habéis vivido el periodo de adaptación con vuestros peques? ¿Ha sido parecido al nuestro?

Te espero en los comentarios y en las redes sociales. ¡Si no quieres perderte nada vete corriendo a Instagram!

Instagram

Click Here to Leave a Comment Below

Vero - 6 febrero, 2018

Enhorabuena por esa gran adaptacion!!

Reply
Marta Salinas - 10 abril, 2018

Todo lo que dices, lo suscribo palabra por palabra. El niño, además de tener una relación de apego con su entorno más cercano, lo crean con las personas que los atendemos. Por supuesto, hay que hacerlo en función de cada niño y de sus familias, como bien dices. El objetivo es que el niño se sienta seguro y feliz aunque las personas más cercanas a él/ella no estén presentes. De eso se trata, ¿no?. Además, según mi experiencia, los peques tienen un sentido especial y saben muy pronto con quién están agusto y seguros. Muchas felicidades, Marina. Me encanta tu proyecto. Un beso de parte de las chicas de la casa.

Reply
Leave a Reply: