El periodo de adaptación

¡Muy buenas!

Hoy vengo a hablaros sobre el famoso e infravalorado periodo de adaptación.

Si vuestro peque ha empezado la guarde o el cole, o tenéis amigas, primos o vecinos con hijos, sabréis más o menos en qué suele consistir este periodo que parece que solo está hecho para fastidiar a las familias. Pero no.

En este post me voy a limitar a hablar de la adaptación a la escuela infantil, guardería, casa nido, etc. En definitiva, de peques que se separan por primera vez de la persona que los ha cuidado desde su nacimiento.

Más adelante os contaré en otra entrada cómo preparar la adaptación con niños de 3 años en adelante, aunque al final todo tiene el mismo truco: respetar y comprender, dar seguridad y no tener prisa. Pero desgraciadamente merece otro post ya que en la mayoría de colegios suele haber aún más trabas para poder acompañarlos el tiempo que necesitan.

Hoy os hablo sobre la adaptación en la etapa 0-3.

Creo que está bien hablar de esto y concienciarnos, tanto familias como profesionales. Y si en vuestro centro no se hace una adaptación en condiciones es hora de proponer cambios. Os dejo la info sobre cómo estructuro yo la adaptación en el nido y qué motivos me llevan a hacerlo de esta manera.

En primer lugar valorar la situación y necesidades de cada familia, mediante una entrevista personal. Lo ideal es comenzar al menos un mes antes de la fecha en que necesites dejarlo de manera continua, aunque se que es difícil conciliar y por eso intento adaptarme en la medida de mis posibilidades a los horarios y necesidades de cada familia.

Cuando el peque está siendo cuidado por alguno de sus padres hasta el fin de la baja ma-paternal mi consejo es no dejar para última hora la elección de dónde dejar al peque, ya que os podéis encontrar con dificultades de plazas o no encontrar el sitio que os gusta a la primera, y al final el tiempo aprieta, hay que reincorporarse al trabajo, y el perjudicado es el peque que se queda sin un periodo de adaptación adecuado.

El tiempo establecido depende mucho de la situación de cada familia, de su actitud y miedos a la hora de afrontar la separación con su hijo, de si el peque ha tenido anteriormente una mala experiencia al separarse de sus padres, etc.

Además yo le doy mucha importancia a conocernos, hablar, reunirnos varias veces y crear un clima distendido y de confianza.

Creo que es una de las ventajas de las madres de día, al final creamos lazos y las familias sienten el proyecto también como suyo. Eso los peques lo notan y lo agradecen.

Respecto a las familias que por diversos motivos no pueden hacer el periodo de adaptación normal les ofrezco alternativas para hacerlo dd la manera más repetuosa posible.

Es algo excepcional, ya que lo ideal es que conozcan las rutinas y momentos que van a vivir cuando estén incorporados del todo, pero opto por ser flexible ya que las políticas de conciliación dejan mucho que desear en este país. Dentro de poco hablaremos sobre ello.

Finalmente el periodo de adaptación se divide en una serie de etapas que responden a los tiempos que necesita cada niño, sin prisas. Pasamos al siguiente cuando el anterior está bien consolidado y el peque se siente ya seguro.

[thrive_toggles_group»]

Descubre el espacio con su referente

En los primeros días, la figura de apego (madre, padre..) está siempre presente, cerca y le brinda seguridad. El niño descubre el espacio confiado y tranquilo. Yo observo y estoy presente pero sin apenas intervenir.

Descubre el espacio y nos vamos conociendo

En esta segunda etapa sigue reconociendo cada parte del nido pero yo cada vez estoy más presente, nos vamos conociendo y poco a poco cogiendo confianza. Su figura de apego se encuentra ahora en un plano cada vez más discreto.

La hora de comer y de dormir

Cuando vemos que la relación entre nosotros va bien comienza a quedarse a la hora de comer y se repite el mismo proceso. Primero con su figura siendo la más presente y poco a poco pasando a un plano más secundario. Exáctamente lo mismo a la hora de dormir, aunque este es uno de los temas que más tiempo suele llevar. Al principio es muy importante que sus padres estén tanto al dormir como al despertar.

Comienza a quedarse sin sus padres

Al principio serán tan solo unos minutos y el tiempo irá aumentando según veamos que se siente cómodo y seguro. Siempre se despedirán de él a la hora de irse y, en caso de que llore por su ausencia, volverán.

[/thrive_toggles_group]

 

Puede parecer un proceso pesado pero es una etapa necesaria para crear un vínculo seguro y ofrecer al peque la confianza que necesita.

La próxima semana empieza el primer peque al nido, con su correspondiente periodo de adaptación. Nos espera un mes muy emocionante con un montón de nuevas experiencias.

Y vuestros peques, ¿hicieron periodo de adaptación? ¿cómo lo habéis vivido? Os espero en los comentarios.

¡Nos vemos el próximo martes!

Instagram

Click Here to Leave a Comment Below

Leave a Reply: