El rincón del paso del tiempo

¡Muy buenas!

Hoy vengo a enseñaros cómo he preparado el nido para recibir al otoño.

El paso del tiempo está en las rutinas, en los árboles, en la luz, en la temperatura y en otras muchas cosas del día a día, por eso lo esencial es que no perdamos el contacto con la naturaleza. Pero además he creado varias propuestas para recopilar cosas que nos ayuden a entender el paso de los días, las fiestas y las estaciones.

En primer lugar he decorado la puerta de la terraza con unas pinturas especiales para cristal. Unas hojas de otoño y una pequeña rima que recitamos cada día. A ella se suman algunas otras canciones relacionadas con el otoño.

Por otro lado he preparado esta bandeja sensorial con arroz teñido, lentejas, hojas, palos, nueces y diferentes olores.

Y por último este pequeño rincón:

La idea surge de las mesas de estación presentes en muchas escuelas, especialmente en las Waldorf.

El objetivo es tener un espacio en el que plasmar los cambios que vemos en la naturaleza, añadiendo cosas que nos encontremos en nuestros paseos, dibujos u otros materiales que nos recuerden al momento del año en el que estamos.

Algunos ejemplos de cosas que podéis colocar en Otoño en la mesa de estación son:

  • Telas en tonos otoñales
  • Piezas de madera teñidas de dichos colores
  • Piñas
  • Hojas
  • Castañas
  • Calabazas
  • Hadas o duendes de otoño Waldorf
  • Cuentos sobre el otoño
  • Cd con canciones sobre dicha estación
  • Farolillos
  • Bandeja sensorial con olores, colores y texturas

No hace falta tenerla hecha el primer día de otoño, precisamente se trata de ir recogiendo juntos cosas típicas de la estación.

Os traigo esta idea que quizá pueda serviros a aquellos que no tenéis demasiado sitio en casa, ya que al estar colocado en la pared no ocupa apenas espacio.

Con una sencilla caja de madera y un cuelga fácil adhesivo para evitar agujerear la pared tendréis listo vuestro rincón de estación.

La temática es siempre sobre la estación en la que nos encontramos, pero vamos añadiendo cosas de las fiestas que hay en dicha estación según van llegando (Navidad, Carnaval, etc.) y las retiramos cuando se termina.

En nuestro rincón he añadido este personaje del Otoño, hecho con un muñeco de madera que compré en Tiger hace tiempo (que también podéis encontrar en ámazon) y lo he vestido con una túnica y un sombrero muy sencillos hechos con retales de fieltro. Podemos utilizar los personajes que coloquemos en el rincón de estación para contar historias.

Además podemos añadir hojas colgadas, flores, dibujos y todo lo que se nos ocurra relacionado con la estación. No hay que olvidar que también es importante ofrecer a los peques un entorno bonito y cuidado.

Como veis, lo importante es adaptarlo todo a nuestras necesidades e involucrar a los peques en todo el proceso.

En otro post os enseñaré algunas de las propuestas y manualidades que estamos haciendo.

Y recordad lo más importante: un rincón así no tiene sentido si no hay un contacto real con la naturaleza.

 

Instagram

 

 

Los Ñeros

¡Muy buenas!

Hoy quiero hablaros sobre las casas nido en Asturias.

La mayoría de las personas que me cruzo en mis paseos diarios con los peques nos miran y me preguntan, extrañados, “si son todos míos”. Yo trato de explicarles en qué consiste nuestra profesión y, generalmente, siempre recibo por su parte sorpresa y buenas palabras.

Es una iniciativa que gusta, no hay día que una persona mayor no se nos quede mirando cuando estamos haciendo un picnic de media mañana en la hierba y nos diga algo como:

“qué bien están estos “neños” aquí, que suerte tener tiempo para jugar tranquilos, qué profesión tan guapa”.

Y oye, no me negaréis que quién mejor que ellos, que ya han vivido esta y otras etapas, para decirnos lo que es realmente importante.

Por tanto mi conclusión es que esta alternativa para la crianza de los más peques gusta a la gente.

Pero en cambio el número de personas que ejercen esta profesión es muy bajo, las familias que conocen su existencia son pocas y el apoyo por parte de las administraciones es nulo.

Por eso un grupo de profesionales de la educación nos hemos unido para dar visibilidad a las madres de día y luchar para que las familias conozcan esta alternativa y puedan barajarla junto al resto de opciones.

Se trata de la Red Asturiana de Madres de Día “Los Ñeros”, podéis visitar la página web en www.madresdediaasturias.es

También os animo a seguirnos en redes sociales:

En ellas podréis conocer a cada una de nosotras, nuestros proyectos, artículos interesantes sobre crianza, cómo es nuestro día a día y muchísimas cosas más.

Si vives en Asturias y estás buscando un lugar para tu peque puedes ponerte en contacto para saber si en tu ciudad hay alguna madre de día disponible.

Y si quieres dedicarte a ello profesionalmente no dudes en contactar con nosotras ¡estamos encantadas de recibir nuevos proyectos!

¿Qué os ha parecido?

Instagram

Receta de otoño: Bizcocho de calabaza

¡Muy buenas!

¿Sabéis una de las cosas que más me gustan del otoño? Cocinar.

Así que ahora que hemos dejado atrás los días de calor os enseño esta receta riquísima, sencilla y saludable.

Uno de los peques (el mayor) algunos días viene por las tardes y muchas veces aprovecho esos ratitos que tenemos a solas para prepararle actividades que requieren más tiempo y dedicación. Una de esas actividades es cocinar, intento que al menos una vez al mes preparemos alguna receta juntos. Ya hemos hecho tortitas, pan, helados…

Procuro utilizar ingredientes de temporada y que las recetas sean típicas de la época en la que estemos.

Así que hoy le ha tocado el turno al bizcocho. Unas buenas amigas y vecinas nos habían dado una calabaza de su huerto, por lo que hemos hecho un delicioso bizcocho de calabaza muy saludable: sin azúcar y con harina integral.

Os dejo los ingredientes y el paso a paso por si os animáis a hacerlo en casa.

INGREDIENTES

  • 60 ml aceite de oliva virgen extra
  • 150 gr pasta de dátiles
  • 2 huevos
  • 200 gr de calabaza
  • 60 ml de leche de avena
  • 1 cucharadita de bicarbonato sódico
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 200 gr de harina integral
  • chocolate negro
  • nueces (para los peques sin nueces)

  1. Precalentamos el horno (170º)
  2. Mezclamos el aceite, la pasta de dátiles y los huevos
  3. Cocinamos la calabaza, nosotros lo hicimos en el microondas
  4. La añadimos a la mezcla anterior junto a la leche, el bicarbonato y la sal
  5. Añadimos también la harina o la avena y trituramos
  6. Lo echamos en un molde y añadimos nueces y chocolate al gusto
  7. Horneamos durante 50 minutos aprox.

Cuando terminamos toca limpiar y es una de las cosas que más disfrutan los peques. Muchas veces no pensamos en ellos para esta tarea pero ¿habrá algo más divertido que agua y pompas de jabón?

Tardaremos un poquito más pero sin duda merece la pena.

Y por fin, después de jugar un rato y venir a mirar el horno cada dos minutos, ¡bizcocho listo!. Solo queda disfrutarlo:

Y vosotros, ¿tenéis alguna receta chula para este otoño?

Instagram

Room tour: Zona de juego

¡Muy buenas!

Hoy vuelvo con con otro post sobre la casa, esta vez la playroom.

Esta es una zona que cambia a menudo en función de las necesidades (y edades) de los peques, he tardado tanto en enseñarla porque siempre que me propongo hacerle fotos se me ocurre algún cambio.

Esta es la parte principal de la casa, por lo que desde el primer momento decidí que la ubicaría en el sitio más grande y luminoso: el salón.

El rey por excelencia es el blanco, combinado con la madera de pino. Además del color mint y el coral que he utilizado para darle un poco de vida.

Es un salón cuadrado y, aunque todo está integrado y no hay separaciones físicas, tiene varias zonas.

No entraré en demasiados detalles para no alargarme mucho pero podéis dejarme en comentarios todo lo que os gustaría saber y preparo otra entrada más específica.

En primer lugar está la barra con espejo destinada a los bebés (aunque gusta a todos).

Una manta de juegos que utilizan para sentarse a jugar, leer cuentos, tumbarse, esconderse…

La esquina de la derecha la he aprovechado para hacer el rincón de lectura. He pintado en color mint una casita y he colocado un cojín grande con cojines más pequeños encima para conseguir un lugar cómodo en el que sentarnos a disfrutar de miles de cuentos.

Los libros están guardados en una caja en el suelo y en un par de estantes colocados a la altura de los peques, como siempre para fomentar la autonomía.

Un pequeño sofá delante de la ventana es el único elemento que nos recuerda que esto antes era un salón.

En la otra pared hay una estantería en la que los cuatro huecos más bajos están destinados a juguetes de los peques y dos de los de arriba a libros para adultos relacionados con la crianza y educación o cuentos más delicados que corren peligro a su altura.

Como veis la serie Kallax de Ikea me encanta por su gran versatilidad, ya que puede utilizarse en horizontal o en vertical y puedes añadir puertas, cajas, cajones, separadores, etc. Actualmente en casa tengo 3 estanterías de esta colección y cada una tiene un uso totalmente diferente.

La otra estantería que hay al lado también es de Ikea pero de la colección infantil, también son muy versátiles porque las baldas y cajas pueden quitarse y cambiar la distribución según las necesidades que tengamos.

Pegada a dicha estantería está colocada la alfombra de Lorena Canals, es muy práctica porque puede lavarse en la lavadora y es el lugar en el que más tiempo juegan los bebés.

Esta esquina es lo último que he cambiado ya que con la llegada de los bebés el mayor necesitaría tener una zona en la que poder utilizar ciertos materiales sin tener una continua interrupción (bandejas de arena y arroz, pinturas, puzzles…)

También he colgado este mueble de Ikea en el que guardo materiales que utiliza principalmente el mayor pero que no puedo dejar a su alcance por diferentes motivos. Él sabe dónde está y cuando le apetece utilizar alguno de ellos me los pide.

Y para terminar hay una mesa plegable a la entrada, resulta muy práctica porque cerrada ocupa tan solo 26 cm y pero cuando necesito espacio para reuniones con los padres, por ejemplo, abro uno de los tableros y pasa a medir 89 cm. El tamaño más grande, 152 cm, se consigue abriendo ambos tableros y lo utilizo principalmente para hacer esos diy que taaanto me gustan.

Creo que no me dejo nada, en otro post ya os contaré qué materiales utilizo en cada zona y cómo los distribuyo en función de las edades de los peques.

¿Qué os ha parecido? La habitación de descanso también ha sufrido un par de cambios para tener más espacio, pero eso os lo cuento otro día. Ahora tenemos otros dos proyectos: ir creando un pequeño huerto urbano en la terraza y construir nuestra propia “mesa” de estación, ya os iré enseñando qué tal queda.

Instagram

Materiales para bebés

¡Muy buenas!

Hoy quiero hablaros de los materiales para bebés. Los peques del nido tienen 7 meses, por lo que su mayor pasión es llevarse a la boca todo lo que pueden.

Con ella descubren las diferentes texturas de los objetos, por eso es importante ofrecerles materiales de diferentes tamaños, pesos, formas, colores, texturas y sabores, intentando no abusar del plástico.

En primer lugar el cesto de los tesoros. Los materiales estrella de este cesto son las anillas de madera y el cucharón metálico (no aparece en la foto), con cada uno de ellos reciben sensaciones diferentes y eso les encanta.

En segundo lugar: las pelotas. Todas les llaman la atención, pero especialmente la pelota pikler ya que son capaces de agarrarla y, al tirarla, no rueda mucho por lo que es fácil de alcanzar. El resto de las pelotas son de diferentes tamaños, materiales y texturas.

Por otro lado está el rodari. Contiene una canica y unas bolas de madera dentro que suenan al hacerlo rodar, es genial para fomentar el gateo.

No podían faltar los cuentos: sus preferidos son los de madera, aptos para mordisquear y con dibujos sencillos. El de tela también es una buena opción y lo utilizo para llevar enganchado en el carro cuando salimos de paseo.

Y por último ¿uno de los juegos preferidos en esta edad y que les ofrece un montón de experiencias? La alimentación complementaria. Descubrir los alimentos tal y como son, sin triturar. Disfrutar de sus texturas y sabores. Manosear y ensuciarse lo que no está escrito. Esta es la “actividad” por excelencia que os recomendaría para vuestros peques, sin duda alguna.

Y los vuestros, ¿con qué disfrutan jugando?

Instagram

Autonomía y cuidados

¡Muy buenas!

¿Qué tal se presenta la segunda semana de septiembre? Por aquí seguimos conociéndonos y volviendo a retomar las rutinas poco a poco, sin agobios.

El calor, un nuevo peque, los días aún largos y las ganas de aprovechar a máximo el tiempo en la calle hacen que vayamos sin prisas y disfrutemos a tope del final del verano.

Pero hoy quiero hablar de otro tema.

Como sabéis la autonomía es uno de los aspectos fundamentales para mí a la hora de trabajar con los peques.

Ya tenemos instaurada la rutina de cepillado de dientes, que se la he sumado a la de lavar las manos y la cara. El mayor las tiene muy interiorizadas y cada vez demanda más autonomía.

Es importante que a partir de la salida del primer diente comencemos con el cepillado.

Como el cepillado de dientes es algo importante y serio, primero dejo que él mismo se los cepille. A continuación yo le doy otro cepillado para asegurar que están bien limpios.

Como os había enseñado en este post, ya tiene a su alcance los pañales para hacerle más partícipe en la hora del cambio. Como su autonomía y sus ganas de hacer las cosas por él mismo van creciendo a pasos agigantados le he añadido otras tres cosas y creado su rincón de cuidado personal.

En él he colocado un cepillo para el pelo, un cepillo de dientes y unos pañuelos, además de los pañales que os había enseñado. Después de unas cuantas semanas de prueba puedo asegurar que ha sido todo un éxito.

Esto le permite ensayar siempre que quiera, para ello le he puesto un cepillo nuevo (no con el que se los lava después de comer). Es una zona de juego simbólico más en la que practicar habilidades.

¿Vuestros peques también reclaman cada vez más autonomía? Os animo a que busquéis las formulas que mejor se adapten a vuestra familia para conseguir ofrecerles la confianza y autonomía suficientes, veréis cómo os sorprende lo capaces que son.

Instagram

Comienza el segundo curso de Aguamarina Casa Nido

¡Muy buenas!

Ya estoy de vuelta de las vacaciones, unas semanas que me han servido para cargar las pilas y volver llena de nuevas ideas e ilusiones.

Las dos primeras han sido vacaciones totales, con el nido cerrado. La tercera semana de agosto ya se incorporó el más peque y la siguiente el mayor, pero así todo he aprovechado el resto de horas libres para disfrutar del verano.

En estas semanas he descansado y cambiado de aires, pero también me ha dado tiempo a tener reuniones, preparar el nuevo curso, nuevos materiales, etc.

Se termina el primer curso de Aguamarina Casa Nido y no puedo estar más agradecida, satisfecha y orgullosa de este proyecto que es una parte de mí.

Afronto el nuevo curso con un montón de ganas de aprender, mejorar y seguir luchando para que esto salga adelante.

Esta semana comienza un nuevo peque el periodo de adaptación, en unas semanas os contaré cómo ha ido. Me hace mucha ilusión ver cómo el nido crece y los peques van creando unas relaciones tan bonitas entre ellos.

Para mi septiembre es el comienzo del año, así que estoy poniendo en orden la nueva agenda y fijando objetivos para el curso.

El primero es volver al blog así que retomo los post de los martes, por lo que nos vemos de nuevo la semana que viene. Tengo un montón de temas pendientes sobre los que escribir, si hay alguno que te interese leer especialmente puedes sugerirlo en los comentarios o en cualquiera de mis redes sociales.

Si no quieres perderte nada sígueme también en Instagram, allí comparto pequeños momentos de nuestro día a día.

Instagram

Así nos refrescamos en el nido

¡Muy buenas!

Es la última semana antes de hacer un pequeño parón de vacaciones (dos semanas). No tenía pensado publicar pero no quería dejar pasar el tiempo porque el post de hoy es muy refrescante y el verano se pasa volando.

Cuando llega el calor siempre pensamos en playa o piscina, que está genial, pero yo he buscado una alternativa rápida y cómoda para refrescarnos al lado de casa.

En Asturias la verdad es que gozamos de un clima envidiable ya que no tenemos que sufrir las altas temperaturas que se dan en otras zonas del país pero, de vez en cuando, tenemos días soleados en los que solo apetece jugar con el agua.

El nido tiene varias zonas verdes con árboles alrededor así que he encontrado la fórmula perfecta para hacer divertidos y refrescantes esos días de calor.

Os cuento cómo lo hago por si os sirve de idea para hacer con vuestros peques.

Mis básicos para pasar un rato divertido y a remojo son:

  1. Barreño de ikea
  2. Botellas de plástico o garrafa con agua del grifo no muy fría
  3. Toalla
  4. Pompero
  5. Pelota
  6. Manta de picnic o toalla para sentarnos
  7. Regadera, caldero, etc.
  8. Crema solar
  9. Fruta
  10. Agua fresquita
  11. Cualquier rincón verde con zonas de sombra

*El barreño era lo que tenía por casa, pero he visto estas piscinas plegables de decathlon y creo que me haré con una para el verano que viene porque me parecen muy prácticas (no se hinchan, se pliegan y se guardan muy fácilmente). Resulta mucho más cómodo sobretodo si tenéis que bajar con más de un peque, ya que el barreño os dejará inhabilitada una mano y una piscina de este tipo podéis guardarla o colgarla de la mochila. (Las hay de varios tamaños)

Hemos pasado unos ratos super divertidos y al aire libre, a la vuelta de vacaciones repetiremos seguro.

Y vosotros, ¿cómo pasáis los días de calor con los peques cuando no hay piscina o playa cerca?

 

Instagram

Así hacemos los helados de fruta

¡Muy buenas!

Hace unas semanas hicimos por primera vez helados de fruta, nos lo pasamos genial y, lo mejor de todo, ¡han quedado riquísimos!

Son una buena opción para evitar los helados comprados que llevan azúcar y otros ingredientes poco saludables, son super refrescantes y nos dan la oportunidad de que los peques puedan participar en todo el proceso.

Otra de las ventajas que tienen es que vienen genial para aprovechar esa fruta que está a punto de ponerse pocha sin invertir nada de tiempo y así evitar tirarla. Simplemente la debes pelar y guardar en el congelador, ahí aguantará hasta que tengas un rato para hacer unos deliciosos helados.

Nosotros hemos utilizado la fruta que teníamos en el nido: sandía, melón y plátano. Y hemos hecho dos tipos de helado diferentes.

El primero es más parecido a los helados de hielo, suuuuper refrescante. Hemos congelado el melón y la sandía en trozos (sin pepitas) y, cuando estaba listo, lo hemos metido en la picadora.

Después hemos añadido un poco de yogurt natural y de ahí a los moldes (son de Tiger).

Unas horas al congelador y listos para comer.

Si no queréis esperar podéis tomarlo tal cual tipo smoothie o como granizado cambiando el yogurt por un poco de hielo picado.

El otro helado que hemos hecho es únicamente de plátano. Hemos congelado plátanos que ya estaban un poco maduros (ya pelados porque resulta más sencillo que pelarlos cuando están congelados), los hemos sacado del congelador, partido en trozos y a la batidora.

Los helados de plátano están genial para comerlos a cucharadas o en un barquillo, ya que la textura es muy cremosa. Pueden comerse nada más hacerlos o lo puedes congelar en un recipiente para otro momento.

Y tú, ¿haces helados con tus peques?

Instagram

Picoteo saludable

¡Muy buenas!

Hoy vengo a hablaros sobre la importancia de que dejemos que los peques se autorregulen, en todos los aspectos pero especialmente en la alimentación. En el nido uno de los peques es bebé y está con lactancia a demanda, pero el otro peque puede comer siempre que tenga hambre.

Cuando llega preparamos juntos un plato con fruta o aperitivos saludables y un vaso de agua. Lo colocamos en la mesa a su altura y siempre que quiere puede ir a comer algo.

Hay días que hace varias visitas a lo largo de la mañana, otras pocas que se lo come todo en cuanto lo preparamos y unas (las que menos) en las que no come nada hasta mediodía. Es importante confiar en ellos, de esta manera serán conscientes cuando tienen hambre y ellos mismos irán a comer lo que han dejado preparado antes.

No hay inconveniente en que “picoteen” entre el desayuno y la comida siempre que los alimentos que coman sean saludables, por eso es un momento genial para ofrecer la fruta.

En el nido normalmente ofrezco la fruta, aunque de vez en cuando preparamos pan, tortitas, bizcocho, etc. (todo ello sin azúcar, por supuesto).

Os dejo con algunos ejemplos:

FRESAS Y MANZANA

PLÁTANO Y FRESAS

PAN INTEGRAL CON PLÁTANO

SANDÍA

Es una buena idea para todos, pero sobretodo para peques a los que no les suele entrar la fruta como postre en las comidas. Quizá a media mañana o media tarde les apetezca comerla si la tienen a su alcance.

Prepararla juntos y que esté a su altura es esencial para darles autonomía.

Tengo varias recetas super sencillas preparadas para los días más calurosos, pero eso os lo cuento otro día. 🙂

Y vuestros peques, ¿comen algo a media mañana? ¿y para merendar?

Instagram