Room tour: Zona de descanso

¡Muy buenas! ¿Qué tal ha empezado vuestra semana? Por aquí genial, comenzando la adaptación que de momento va viento en popa.

Viendo que una de las cosa que más interés suscita en las redes sociales son los espacios de la casa y de dónde es cada cosa, este es el primero de una serie de post dedicados a enseñaros cada rinconcito y contaros cómo y por qué está organizado así.

No saldrán todos seguidos para que no os canséis y así dejar hueco también a varios post que tengo en el horno sobre actividades, recomendaciones y muchas otras cosas.

Empezamos por la habitación de descanso, que también incluye la zona de cambiador y la de parking de carritos.

Este era el mayor reto, juntar en una habitación estas tres zonas y que todo quedase funcional, integrado y estéticamente bonito.

Al igual que el resto de la casa, la distribución va cambiando según las necesidades del momento. Por lo que veréis fotos en las que aparezcan las cosas colocadas de manera diferente.

Contaba con solo tres paredes ya que la cuarta pared está prácticamente anulada por una gran ventana y un radiador.

Después de mucho pensar utilicé la pared más grande para instalar la parte de descanso. Esta zona cambia según las necesidades de cada momento, pero principalmente cuenta con un serón y una colchoneta con reductor para los más peques, y colchonetas y colchones normales para los más mayores.

Colocando una estantería en horizontal en el medio de la habitación conseguí separar el parking de carritos de la zona de colchones de una manera muy sencilla.

Además esta estantería me vino genial para aprovecharla como mueble de almacenaje y permitir que cada peque tenga una caja con sus propias cosas. Como siempre, intentando fomentar la autonomía y ponerlo todo a su altura.

Y para la pared de la puerta me hice con dos cómodas de diferente color para ganar en almacenaje. Al colocar las dos juntas el espacio para el cambiador era perfecto. Falta añadir el cambiador de inspiración Pikler que os enseñaré en otro post más adelante.

En esta estancia no quería colores intensos de los que me cansara rápidamente, por lo que me decanté por los grises y blancos, añadiendo también pequeños toques en azul.

Para que no quedase tan blanco pinté unas montañas en la pared de los colchones y pegué un vinilo de estrellas. Además tengo colocados varios cojines DIY y una guirnalda que encargué a New Mamis.

La pared del cambiador la decoré con una guirnalda DIY con los tonos de la habitación y un vinilo de mr.wonderfull.

La funda del cambiador, los cojines, las mantas y la alfombra de estrella también las elegí en tonos grises y blancos. La lampara de mesa es de Lidl, la de techo de Ikea y la luz quitamiedos pequeña, a juego con los tonos de la habitación, es de Jo Mami Kids y la grande de Tiger.

Coloqué unos protectores para los enchufes y unos cierres multiusos para alguno de los cajones.

Para que los colchones no estén en contacto directo con el suelo coloqué una alfombra de un material fácilmente lavable.

Por último la mecedora, ideal para dormir y dar de comer a los más peques, además del estilo que da a cualquier rincón en el que la coloques. A mi me tiene enamoradita.

Y esto es todo. Una habitación sencilla, funcional y económica.

Os dejo con un breve vídeo para que veáis cómo esta colocada ahora mismo. Si se me ha olvidado alguna cosa y quieres saber de dónde es no dudes en escribirme.

 

Aquí los sueños de los más peques están a salvo, ¿no os parece?

Te espero en los comentarios y en redes sociales, ¡corre a instagram para no perderte nada!

Instagram

El periodo de adaptación

¡Muy buenas!

Hoy vengo a hablaros sobre el famoso e infravalorado periodo de adaptación.

Si vuestro peque ha empezado la guarde o el cole, o tenéis amigas, primos o vecinos con hijos, sabréis más o menos en qué suele consistir este periodo que parece que solo está hecho para fastidiar a las familias. Pero no.

En este post me voy a limitar a hablar de la adaptación a la escuela infantil, guardería, casa nido, etc. En definitiva, de peques que se separan por primera vez de la persona que los ha cuidado desde su nacimiento.

Más adelante os contaré en otra entrada cómo preparar la adaptación con niños de 3 años en adelante, aunque al final todo tiene el mismo truco: respetar y comprender, dar seguridad y no tener prisa. Pero desgraciadamente merece otro post ya que en la mayoría de colegios suele haber aún más trabas para poder acompañarlos el tiempo que necesitan.

Hoy os hablo sobre la adaptación en la etapa 0-3.

Creo que está bien hablar de esto y concienciarnos, tanto familias como profesionales. Y si en vuestro centro no se hace una adaptación en condiciones es hora de proponer cambios. Os dejo la info sobre cómo estructuro yo la adaptación en el nido y qué motivos me llevan a hacerlo de esta manera.

En primer lugar valorar la situación y necesidades de cada familia, mediante una entrevista personal. Lo ideal es comenzar al menos un mes antes de la fecha en que necesites dejarlo de manera continua, aunque se que es difícil conciliar y por eso intento adaptarme en la medida de mis posibilidades a los horarios y necesidades de cada familia.

Cuando el peque está siendo cuidado por alguno de sus padres hasta el fin de la baja ma-paternal mi consejo es no dejar para última hora la elección de dónde dejar al peque, ya que os podéis encontrar con dificultades de plazas o no encontrar el sitio que os gusta a la primera, y al final el tiempo aprieta, hay que reincorporarse al trabajo, y el perjudicado es el peque que se queda sin un periodo de adaptación adecuado.

El tiempo establecido depende mucho de la situación de cada familia, de su actitud y miedos a la hora de afrontar la separación con su hijo, de si el peque ha tenido anteriormente una mala experiencia al separarse de sus padres, etc.

Además yo le doy mucha importancia a conocernos, hablar, reunirnos varias veces y crear un clima distendido y de confianza.

Creo que es una de las ventajas de las madres de día, al final creamos lazos y las familias sienten el proyecto también como suyo. Eso los peques lo notan y lo agradecen.

Respecto a las familias que por diversos motivos no pueden hacer el periodo de adaptación normal les ofrezco alternativas para hacerlo dd la manera más repetuosa posible.

Es algo excepcional, ya que lo ideal es que conozcan las rutinas y momentos que van a vivir cuando estén incorporados del todo, pero opto por ser flexible ya que las políticas de conciliación dejan mucho que desear en este país. Dentro de poco hablaremos sobre ello.

Finalmente el periodo de adaptación se divide en una serie de etapas que responden a los tiempos que necesita cada niño, sin prisas. Pasamos al siguiente cuando el anterior está bien consolidado y el peque se siente ya seguro.

Descubre el espacio con su referente

En los primeros días, la figura de apego (madre, padre..) está siempre presente, cerca y le brinda seguridad. El niño descubre el espacio confiado y tranquilo. Yo observo y estoy presente pero sin apenas intervenir.

Descubre el espacio y nos vamos conociendo

En esta segunda etapa sigue reconociendo cada parte del nido pero yo cada vez estoy más presente, nos vamos conociendo y poco a poco cogiendo confianza. Su figura de apego se encuentra ahora en un plano cada vez más discreto.

La hora de comer y de dormir

Cuando vemos que la relación entre nosotros va bien comienza a quedarse a la hora de comer y se repite el mismo proceso. Primero con su figura siendo la más presente y poco a poco pasando a un plano más secundario. Exáctamente lo mismo a la hora de dormir, aunque este es uno de los temas que más tiempo suele llevar. Al principio es muy importante que sus padres estén tanto al dormir como al despertar.

Comienza a quedarse sin sus padres

Al principio serán tan solo unos minutos y el tiempo irá aumentando según veamos que se siente cómodo y seguro. Siempre se despedirán de él a la hora de irse y, en caso de que llore por su ausencia, volverán.

 

Puede parecer un proceso pesado pero es una etapa necesaria para crear un vínculo seguro y ofrecer al peque la confianza que necesita.

La próxima semana empieza el primer peque al nido, con su correspondiente periodo de adaptación. Nos espera un mes muy emocionante con un montón de nuevas experiencias.

Y vuestros peques, ¿hicieron periodo de adaptación? ¿cómo lo habéis vivido? Os espero en los comentarios.

¡Nos vemos el próximo martes!

Instagram

La parte verde de aguamarina

¡Muy buenas!

Hoy vengo a presentaros una serie de post que saldrán intercalados con otros de diferentes temáticas y con los que espero que todos aprendamos algo nuevo.

Serán sobre productos, acciones o campañas que nos ayuden a tener un consumo más responsable. Con los que cuidemos un poquito más nuestra salud (y sobretodo la de nuestros peques) al mismo tiempo que cuidamos la salud del planeta.

Tenía claro que había hábitos que debía cambiar pero realmente decidí hacerlo después de escuchar a María Negro, del Hervideo de Ideas, en Bloggever.

Su ponencia trató sobre el Zero Waste (cero desperdicios), en resumen nos explicó la importancia de reducir nuestros residuos y el uso de plásticos. No solo por el medio ambiente, sino también por nuestra propia salud.

Desde el hervidero también ha salido la iniciativa del #Greenfriday que compartí con vosotros la semana pasada en Instagram Stories.

Creo que como mejor se educa es con el ejemplo, y por tanto en casa voy haciendo pequeños cambios que nos lleven a una vida más saludable.

Es cierto que al principio es un poco difícil, ya que nos encontramos por un lado con las costumbres de siempre y por otro con un montón de información que nos obliga a investigar sobre qué opción es la más recomendable.

Con esta serie de post quiero ponéroslo más facil, así que los iré dividiendo por temas y podremos ir adquiriendo nuevos hábitos juntos.

Por poneros un ejemplo algunos de los post que tengo pensados son sobre cómo disminuir el uso de plásticos, el reciclaje, la alimentación saludable, los productos cruelty free, la cosmética natural (infantil), las marcas de ropa orgánicas, etc.

Son temas sobre los que aún me queda mucho por aprender y os agradeceré enormemente vuestras aportaciones.

Quiero recabar un poquito más de información antes de publicar los post para así poder daros una información más amplia y contrastada. Así que estaré encantada de leer vuestras sugerencias.

Y tú, ¿te apuntas a una vida más verde?

 

 

Instagram

Calendario de adviento familiar


¡Muy buenas!

Las navidades están a la vuelta de la esquina, así que hoy os traigo un post con ideas para hacer con los peques.

A mí siempre me han encantado estas fechas, recuerdo los nervios y las ganas cuando era pequeña al ir acercándose la navidad.

Independientemente de nuestras creencias vivimos en una sociedad en la que las fechas navideñas son toda una tradición.

A los peques les encanta ir contando los días que faltan para navidad, y por eso cada vez son más comunes los calendarios de adviento.

El problema que yo les veo es que la sorpresa de cada día es o un alimento poco recomendable (chocolate, caramelos o demás chucherías) o algo material.

Cuando estas fechas ya son demasiado consumistas por sí solas, si encima les añadimos 24 “regalitos” más entonces ya es de volverse locos.

Además creo que debemos resaltar el valor de estas fechas y estas pequeñas vacaciones para hacer cosas juntos y disfrutar de la familia, ya que cuando tus hijos crezcan no van a recordar ese juego de la play station, ni esa muñeca que llora, habla y hasta hace pis.

Cuando sean mayores recordarán esos momentos que en vuestra familia se hicieron tradición, en mi caso la espera la recuerdo haciendo una casita de galletas y chocolate y viendo todos los belenes de Gijón.

De los Reyes Magos no recuerdo los juguetes, sino ir a recibir a los reyes al puerto con mi abuelo, ver la cabalgata y gritar con mi madre llamando a Baltasar, que esa noche mi prima y mi tía durmiesen con nosotros, los desayunos con mis abuelos maternos y el olor a fabada en casa de los paternos al día siguiente, la comida del día de Reyes los cuatro solos siempre en el mismo restaurante y la visita de mis vecinos esa misma tarde.

Algunas de las cosas son recuerdos, pero la mayoría son tradiciones que hoy en día aún mantenemos. Y para mí, eso es la navidad.

Con esto quiero decirte que tus hijos no necesitan miles de juguetes, necesitan miles de momentos contigo.

Por eso mi propuesta para el calendario de adviento de este año es: Un calendario para compartir momentos.

Yo os voy a dejar unas cuantas ideas, pero lo mejor de todo es que podréis hacerlo con las actividades que más os gusten.

Una opción es hacerlas con los peques, que ellos os ayuden a elegir los 24 planes. O, por el contrario, hacerlo de sorpresa.

A mi personalmente, sobretodo con niños un poquito más mayores, me gusta la idea de hacerlo entre todos y así poder meter planes para los gustos de toda la familia.

A la hora de organizarlos podéis hacerlo de varias maneras, dependiendo del tipo de planes que vayáis a hacer.

En caso de que sean actividades no demasiado largas y que puedan hacerse en casa no hay inconveniente y podréis barajarlas antes de meterlas en cada paquete para que de verdad cada día sea una sorpresa.

En caso de que algunos de los planes que os gustaría hacer sean más largos o difíciles para llevar a cabo por semana podréis “amañarlos” un poquito y dejarlos en los paquetes que correspondan a fin de semana.

Os dejo con unos cuantos ejemplos de “momentos para compartir en familia”:

  • Cocinar un bizcocho
  • Preparar el árbol de navidad
  • Colocar la decoración navideña
  • Ir a pasar la tarde a la nieve
  • Hacer una sesión de fotos de navidad casera
  • Ir a patinar a una pista de hielo
  • Tarde de juegos de mesa en familia
  • Ver una película de navidad
  • Cenar nuestra comida favorita
  • Hacer manualidades navideñas
  • Pasear por la ciudad para descubrir en qué calle están las luces más bonitas
  • Visitar algún espectáculo navideño en la calle
  • Buscar por la ciudad figuras navideñas y hacernos fotos con ellas
  • Ir a un cuentacuentos
  • Ir a la biblioteca a escoger libros y películas de navidad
  • Ir a ver una peli al cine
  • Preparar y enviar tarjetas de navidad a familiares y amigos
  • Elegir juguetes que ya no utilizamos e ir a donarlos para otros niños

Este año yo no lo he hecho en el nido ya que diciembre nos pillará en plena adaptación. Pero el año que viene prepararé uno adaptado para los peques.

Hay un montón de opciones para presentar el calendario, yo os dejo cómo lo he hecho pero aquí he recopilado un montón de ideas más.

Como veis podéis utilizar rollos de papel higiénico, sobres o cualquier cosa que encontréis por casa y podáis reciclar.

Las cajitas que yo he utilizado son de Ikea, y además de este modelo tienen este y este otro.

Otro de los sitios en los que he encontrado diferentes opciones para hacer el calendario es en Tiger.

Os animo a buscar alternativas al típico calendario de chocolatinas. Por si no tenéis tiempo de hacerlo vosotros mismos os dejo un cuento/libro de adviento que ha reseñado Beatriz Millán en su Instagram: Cuentos para preparar la Navidad.

Y para los que no tenéis peques en casa tampoco dejéis pasar la oportunidad de hacerlo, hay un montón de cosas que seguro que os hará ilusión hacer con vuestra pareja o amigos.

Yo ya tengo el mio, cada día os lo enseñaré en instagram stories, corre si no quieres perderte nada y no olvides de enseñarme en tuyo utilizando el hastag #navidadaguamarina.

Desde la tribu #losinventosdemama también están recopilando un montón de ideas. Podéis encontrarlas en los hastag #elcalendariodelidm #advientolidm o #ennavidadcreamos y también en este post de Mamá y 1000 cosas más en el que recopila 36 actividades.

Y tú, ¿qué haces en casa para hacer más emocionante la espera? Cuéntamelo en los comentarios.

 

Instagram

Hacemos una silla cubo

¡Muy buenas!

Hoy os traigo un Do It Yourself de bricolaje que creo que os va a gustar, al menos en las redes sociales ha sido todo un éxito.

Os pongo en situación.

Cuando organicé los espacios en Aguamarina Casa Nido y compré todo el mobiliario y materiales dejé para el final todo lo relacionado con la hora de comer.

Lo único que compré fue una mesa de centro de Ikea que estaban a punto de descatalogar y tenía un precio muy bueno, pero no tenía claro si sería la que utilizaríamos para las comidas.

Desde un primer momento tenía decidido que no quería poner tronas porque los más mayores comerían en la mesa y si tenía algún bebé quería ponerlo a la misma altura que ellos, ya que aprender observando a sus iguales les encanta. Además quería ofrecerles la mayor autonomía posible, por lo que la trona estaba descartada.

Pero me encontré con el problema de dónde sentar a esos peques para comer, ya que las sillas para niños convencionales son demasiado altas para un bebé de 8 meses, por ejemplo.

Buscando por internet encontré las sillas cubo. Me parecieron una idea estupenda ya que tienen dos alturas y pueden subirse y bajarse ellos mismos.

Y aquí llega este DIY, la valoración después de utilizarlas es fantástica. Son prácticas, no ocupan mucho espacio, son seguras ( ya que cuentan con los laterales que dan un poco de sujeción a los peques) y dan un montón de autonomía.

Quizá para vuestra casa la elección de la trona no es mala idea porque, aunque pierdan un poco en autonomía, os permite comer a todos en un mismo plano y que ellos os observen y disfrutéis de un buen rato en familia. Pero podréis hacer la silla para su habitación, su “rincón de trabajo” o para darle autonomía en momentos en los que no coméis a la vez.

Os dejo con un vídeo en el que os explico los pasos que yo he seguido para hacerla, espero que os guste:

 

  • Madera: en mi caso son dos paneles macizos de madera de pino de Leroy Merlin
  • Yo he decidido darle un baño de barniz incoloro porque facilita mucho la limpieza y mantiene ese color natural de la madera de pino que tanto me gusta.
  • Las medidas son un ejemplo, podéis utilizar las que mejor se ajusten a vuestras necesidades. Fijaos en la altura de vuestros peques y sobretodo en la altura de la mesa (también podéis cortar las patas a la mesa para que sea más baja, como hice yo).
  • Como veis he hecho una un poco más ancha que la otra, jugad con las medidas como más os guste.

Estas sillas, además de tener dos alturas, también pueden ser utilizadas como pequeña mesa para los peques.

 

¿Qué te han parecido? ¿Te animas a hacer una?

Te espero en los comentarios, me encantaría saber qué tipo de sillas utilizas en casa para los peques.

¡He creado este hastag para compartir vuestros diy en redes sociales y no perderme ni uno! #diyaguamarina 

Nos vemos el próximo martes con un post muy navideño.

Recuerda que si no te quieres perder nada de nada puedes seguirme en las redes sociales.

Instagram

aguaMarina

¡Bienvenidos!

¡Muy buenas!

Bienvenid@ al blog de Aguamarina Casa Nido.

Soy Marina y he decidido que este es mi año: he iniciado mi proyecto de casa nido (puedes verlo aquí) y ahora es momento también de lanzar el blog. Llevo mucho tiempo deseando salir de mi zona de confort y tirarme a la piscina con estos dos proyectos que me apasionan, así que ¡allá vamos!

Mi objetivo es que este sea un espacio en el que compartir con tod@s vosotr@s aquellas cosas relacionadas con la crianza y la educación que a mi me gustan y me resultan útiles.

Te encontrarás post sobre cómo trabajo en Aguamarina Casa Nido, pero también propuestas para hacer con vuestros peques, materiales interesantes, lugares kidsfriendly, marcas bonitas, Do it yourself, decoración infantil, recetas…

Si tienes alguna duda, bien sea del blog o de mi proyecto de casa nido, o hay algún tema que te interese especialmente puedes dejármelo en comentarios, estaré encantada de leerte.

Nos iremos conociendo poquito a poco, pero si tienes curiosidad y quieres saber más sobre mi proyecto y sobre mí puedes hacerlo en el menú principal:

 

Publicaré un día a la semana, y será los martes.

Nos vemos mañana con el primer post, un diy que estoy segura que te encantará.

También puedes seguir mi día a día en las redes sociales. Si no te quieres perder nada de nada ¡ve corriendo a mi instagram!

Instagram