Adaptar un espacio para un bebé de 4 meses

¡Muy buenas!

Estamos en pleno periodo de adaptación así que probablemente no salgan post todas las semanas, pero retomaré el ritmo en cuanto pueda. El trabajo que realizo fuera de la jornada en la que están los peques es mayor en los periodos de adaptación por varios motivos, prepararé un post para contaros en qué consiste ese trabajo «extra».

Aunque no me ha dado tiempo a hacer demasiadas fotos, no quería dejar de enseñaros cómo he adaptado el nido para el nuevo peque.

Os recuerdo que hasta ahora el espacio lo utilizaba un peque de 17 meses, ahora pasará a compartirlo con uno de tan solo 4.

Para mi es importante que ambos tengan espacio en el que poder desarrollar sus juegos y actividades sin molestarse, con lo que en cuanto supe que iba a incorporarse me puse a buscar cómo organizarlo.

Tengo pendiente el post en el que os enseñe la playroom al completo, pero hoy os enseñaré un rinconcito.

La sala de juegos debe ser un espacio que pueda ir adaptándose a las necesidades de los peques que estén en ese momento en el nido, así que a continuación os cuento cómo lo he hecho para un bebé de 4 meses.

El espejo con la barra y la colchoneta ya lo tenía puesto, era perfecto para el bebé pero necesitaba algo que ampliase ese espacio y que pudiese colocarlo en diferentes partes de la playroom según las necesidades del momento.

Después de mucho buscar me decanté por una manta de juego de Nobodinoz en tonos mint.

Se dobla fácilmente para guardarla, no tiene dibujos ni colores estridentes y es de algodón 100% ecológico.

La libertad de movimiento y materiales de fácil agarre y diferentes texturas es lo que me ha parecido más importante para estos primeros meses.

Os seguiré contando qué tal va la adaptación y cómo iremos utilizando este rincón según pasan los meses.

¿Qué os ha parecido? ¿Qué es lo que buscáis en una zona de juegos para vuestros bebés?

Instagram

Click Here to Leave a Comment Below

Leave a Reply: